• Vilma Chanta

Solidaridad, acceso a la tierra y acción no violenta

Actualizado: 23 de jun de 2020

Por: Vilma Chanta, FUNDE

Este artículo fue escrito en colaboración con Fátima Pinango de UCCOPEM - Ecuador en el marco de la campaña global Jai Jagat 2020


Jai Jagat emerge en India de Ekta Parishad, un movimiento social y miembro de la International Land Coalition, que moviliza a las personas para el cambio social y la justicia. Ekta Parishad fue fundada por Rajagopal, un activista gandiano, conocido por visitar grupos de personas sin tierra para implementar acciones sociales no violentas. El objetivo de los movimientos sociales era empoderar a las comunidades pobres y construir el activismo colectivo. Después de ver el profundo impacto de los grupos individuales en sus propias comunidades, el siguiente paso fue conectarlos entre sí, para crear un movimiento que proporcionará soluciones a gran escala a los problemas comunes.


ACCIÓN NO VIOLENTA PARA EL DIÁLOGO


En América Latina, vemos que el diálogo entre el gobierno y la sociedad civil en nuestros países es a menudo difícil de establecer. Hemos sido testigos de muchos capítulos tristes de violencia y represión sufridos por defensores de la tierra, ambientalistas, pueblos indígenas y miembros de organizaciones de la sociedad civil. La accion no violenta o el enfoque no violencia, destaca la importancia de aprender cómo construir puentes con diferentes partes para superar esta situación.


Los movimientos sociales presionan a los tomadores de decisiones y para que los movimientos no violentos sean efectivos, deben estar abiertos al diálogo siempre que sea posible. En este sentido el moviemiento social a través de la historia es una experiencia destacable, a través de marchas pacíficas masivas, o padyatras, el movimiento Ekta Parishad llega a los tomadores de decisión, haciéndolos responsables, y logra cambios en el acceso a la tierra para poblaciones marginales, dalits y grupos indígenas tribales, adivasis. Como ejemplos de exitos del movimiento social no violento de India para lograr el acceso a la tierra, se puede mencionar: la marcha Janadesh Satyagraha (2007), movilizó a 25,000 personas sin tierra y activistas de 15 estados de la India. Resultó en la creación del Consejo Nacional para la Reforma de la Tierra dirigido por el Ministerio de Desarrollo Rural, con la participación de organizaciones de base. Cinco años después, en la marcha de Jan Satyagraha, 60,000 personas sin tierra caminaron 350 kilómetros y redactaron la Reforma de la Ley Nacional de Tierras.


En América Latina, la mayoría de las reformas agrarias ocurrieron en el siglo XX. En la mayoría de los países, los procesos no se completaron con éxito, debido a la débil voluntad política y la falta de espacios para el diálogo y la negociación. Este sigue siendo uno de los mayores desafíos. Si bien consideramos las diferencias entre India y América Latina, ¿por qué no imaginar que un movimiento y un enfoque no violento, en nuestra región podría ser útil para impulsar nuestras reformas agrarias? ¿Por qué no usarlo como una estrategia para convocar a diferentes actores y lograr acuerdos?


UN MOVIMIENTO GLOBAL PARA CUESTIONES COMUNES


Ekta Parishad siempre ha mantenido una estrategia de coordinación con embajadores internacionales, y se ha basado en eso para escalar sus acciones a un nivel global. Jai Jagat 2020 se basa en la experiencia en India y se convierte en una campaña mundial al convocar a diferentes voces en torno a problemas globales. Con un espíritu de mayor conexión, las personas juntas toman una posición y actúan contra las injusticias y desigualdades globales.


La Agenda 2030 para los Objetivos de Desarrollo Sostenible proporciona el marco común, con el enfoque de no violencia como condición básica, como dijimos antes para lograr acciones conjuntas y diálogo efectivo; Jai Jagat nos conecta y moviliza. También aumenta la consciencia sobre nuestro papel en la búsqueda de un mundo mejor. Nos enfrentamos a desafíos comunes a pesar de pertenecer a diferentes contextos.


ELEMENTOS PARA UN BUEN LIDERAZGO EN EL MOVIMIENTO SOCIAL


Al construir un movimiento social no violento, es importante tener en cuenta los siguientes elementos:

  • La importancia del respeto y la confianza por las acciones de los demás. Cada contribución cuenta, incluso la más pequeña es necesaria para lograr el objetivo principal.

  • El compromiso de cada miembro se realiza mediante la participación y la propiedad de la causa, evitando que los miembros se sientan acostumbrados a obtener beneficios políticos.

  • La disciplina, la tolerancia y la paciencia se practican no solo como valores, sino también como un método que enfatiza los resultados y el proceso.

  • El enfoque de no violencia requiere disminuir el ego, aumentar la empatía para conectarse con otros y el liderazgo de una manera positiva y consciente.

  • Tener la capacidad de dialogar, incluso con grupos o personas que parecen opuestas a nuestras ideas.

  • Estar abierto a ideas y formas diferentes de regular y crear políticas públicas más allá de los intereses individuales.

  • El sacrificio personal como una forma de inspirar y movilizar a otros, e identificarlos con la causa.

A diferencia de la India, en América Latina estos elementos pueden estar más relacionados con una dimensión moral, ética o espiritual de cada individuo, que con el nivel colectivo, donde se construye un movimiento social. Estos elementos podrían verse como extravagantes e incluso vagos, debido a las diferencias históricas y culturales. Sin embargo, estos valores compartidos son necesarios para generar confianza y, a su vez, conducir a un movimiento más fuerte y coherente, capaz de lograr objetivos comunes de manera más efectiva.


CREER EN EL PODER DE LAS PERSONAS


Rajagopal y Jill Car Harris, activistas del enfoque de no violencia y con gran trayectoria, son los líderes de Jai Jagat, reflexionan sobre la conexión que tenemos con la sociedad y con nosotros mismos. A pesar del escepticismo que podemos tener por haber crecido en contextos donde la competencia es más importante que la solidaridad, nuestros días en Jai Jagat nos hicieron sentir parte del cambio y nos animaron a seguir luchando por la justicia y la paz.


Incluso con mayores presiones políticas y económicas, la clave fundamental para el cambio social es siempre creer en las personas. "Cuanto más difícil es el problema, más debe aumentar el deseo de no violencia" (Rajagopal PV).

Debido a la crisis de salud mundial causada por COVID-19, la marcha de Jai Jagat ha sido suspendida. Sin embargo, las lecciones aprendidas permanecen. La situación exige una reflexión sobre cómo podemos contribuir a superar los grandes desafíos de nuestra sociedad: pobreza, desigualdad para acceder a recursos como la tierra, adaptarnos al cambio climático, disminuir la violencia. Esta crisis es una oportunidad para repensar nuestros sistemas sociales y económicos y para aumentar nuestra consciencia sobre la necesidad de mayor solidaridad. La tolerancia, la disciplina y la paciencia son fundamentales para la nueva forma de vida que debemos adoptar y para construir sociedades más inclusivas donde, con suerte, todas las personas puedan hacer cumplir sus derechos a la tierra.



Versión original en inglés de este articulo se encuentra en la plataforma de aprendizaje de la International Land Coalition: ACCESS TO LAND, SOLIDARITY AND NONVIOLENT ACTION: LEARNING FROM THE JAI JAGAT



5 vistas0 comentarios